Blog

Momento de balances y propósitos

balance
Desde hace unos años no soy mucho de hacer balances ni previsiones pero hoy me apetece reflexionar para aprender de lo que ha sido un mal ańo en términos generales a nivel personal. Porque no hay nada mejor que aplicar aquello que pregonas y los que me conocen saben que una de mis máximas es que de todo se aprende, especialmente de las experiencias negativas.
Y, al mismo tiempo, quiero obligarme a una serie de retos porque si algo he aprendido de mí mismo es que no hay nada como ponerme una meta para, al menos, dedicarle el esfuerzo necesario para saber si ha merecido la pena o no, si he logrado llegar a lo comprometido o no.
Para empezar, creo que 2013 ha sido el año en el que casi dejo de creer en las personas. Varias experiencias, una de ellas muy, muy reciente, me han hecho poner en cuestión una de esas líneas que siempre pensé que estaba trazada con líneas gruesas. Pero no. La verdad es que es un límite casi imperceptible, muy poroso. Sin embargo, gracias a esto me he puesto en cuestión muchísimas barreras mentales que había ido construyendo para hacer más fácil y cómoda mi existencia. Este 2014 es el año del “y ¿por qué no…?”, algo que ya he empezado a practicar y que espero que me lleve en volandas a territorios inexplorados a los que ya no temo… aunque siga teniendo mis respetos, claro.
Por cierto, no lo han conseguido. Sigo creyendo en LAS PERSONAS, así, en mayúsculas y como concepto pese a que haya individuos a los que no voy a dedicar ni un segundo más. No lo merecen.
Otro dato ¿negativo? es que, después de más de 4 años, he dejado de escribir una twitidea diaria. El 1 de enero las recopilé en el #TwitideasBook pero me planteé seguir adelante con algo que me venía muy bien para dedicarme al menos unos minutos cada día. Sin embargo, padecer dos incendios seguidos en una semana acompañado de una etapa de “exilio” obligado me hicieron casi imposible mantener la costumbre. Hoy, mirando hacia atrás, creo que era algo necesario. De hecho, algunas personas y me habían hablado hace tiempo de la necesidad de evolucionar el concepto, ¿verdad Dioni? Aunque haya otros que siguen esperando su vuelta como Marcos.

He decidido que en 2014…

Todo lo escrito hasta ahora me ha llevado a plantearme algunos propósitos para el año que entra:
  1. Olvidarme de pensar siempre en los aspectos negativos y volver a ser el cabeza loca que siempre dice “¿por qué no? Hagámoslo”. Hace ya unos años Izaskun me planteó que ya no me reía como antes. Un síntoma que se ha ido convirtiendo en “enfermedad” y que este año espero combatir con los mejores medicamentos a mi alcance.
  2. No dejar pasar la oportunidad de estar con personas que lo merecen. Siempre me pasa lo mismo. El día a día te lleva por unos caminos que a veces no son lo que esperas ni necesitas. Además, cuando me encuentro con personas con las que merece la pena compartir siempre decimos eso de “nos vemos más tarde” y seguimos en la búsqueda de nuevas sensaciones y personas sin darnos cuenta que lo más interesante – y lo que más nos apetece- es parar y conversar con amigos de verdad.
  3. Llevo trabajando en un concepto de empresa más de 3 años en los que he escrito varios bocetos. Llegó el año de escribir ese libro que tanto ronda mi cabeza. 2014 será el año. Y aprovecharé para ir lanzando ideas cada día a la espera de que todos vosotros me ayudéis a mejorarlo. Evidentemente, todos estaréis en los créditos ;-)

2 Responses to “Momento de balances y propósitos”

  1. Juanjo Brizuela 31 diciembre 2013 10:30 #

    Amigo Antxon! última vez que te leo decir eso de que “no creo en las personas” porque de alguien que se entrega tanto y tanto como tú, no me cuadra. Y no sabes la rabia que me da leer eso. Me gustaría saber el/la indeseable que ha podido dañarte de esa manera. Lo siento. Sabes que tienes mi brazo, mi hombro, mi oído y mis ojos para lo que necesites. Maldita sea.

    Y sé que el 2014 te va a ir bien, no… lo siguiente. Cuento contigo como siempre.

    Gracias por todo lo que haces por mí, y por los demás… aunque no lo vean.

    ABRAZO ENORME

  2. antxon 31 diciembre 2013 19:13 #

    Sólo puedo decir una cosa: Gracias, Juanjo! Lo curioso es que tanto el post como tu comentario lo que han hecho ha sido pegarme un subidón que, dado desde donde venía, igual hasta le hace sombra al salto de Baumgartner ;-) Un abrazo

Leave a Reply